Sopa light de espárragos

Los espárragos tienen la propiedad principal de contribuir en la perdida de peso, ya que su contenido calórico es muy bajo y además son diuréticos.

sopa de esparragos

Realiza esta fácil receta con espárragos y disfruta de sus beneficios día a día.

Continúa leyendo Sopa light de espárragos

Receta: Ensalada Primavera

Receta: Ensalada Primavera

Esta es una receta fácil para preparar una deliciosa Ensalada Primavera, con todo el colorido y las hortalizas de la primavera.

Ingredientes (4 personas):

Rábanos
Tomates cherry
1 manzana
1 achicoria
Atún ahumado y bacalao ahumado
Sal
Pimienta

Salsa vinagreta:

Aceite de oliva
Mostaza suave
Vinagre o limón

Preparación:

Paso 1: Lavamos bien los tomates y los rábanos. Cortamos la achicoria en juliana, el rábano en rodajas finas, y los tomates cherry en mitades. Mezclamos todos los vegetales en una ensaladera y añadimos un poco de sal y un poco de pimienta.
Paso 2: Cortamos la manzana en cuadritos, cortamos el atún y el bacalao en tiras finas y mezclamos todo en nuestra ensaladera.
Paso 3: Preparamos la vinagreta batiendo todos los ingredientes, y la rociamos en la ensalada.

Continúa leyendo Receta: Ensalada Primavera

¿Ser fitness significa dejar de comer?

Existen muchos mitos en torno a todo el estilo de vida fitness, iniciando con la falsa creencia de que si queremos mantener un estilo de vida sano debemos hacer dietas, y dietas es sinónimo de dejar de comer.
Esto es totalmente falso, ya que las personas que se preocupan por el bienestar y salud de su cuerpo y mente, no están privadas por completo de disfrutar de los placeres de la comida. Comer es una de las actividades más placenteras, ya que aparte de permitir la alimentación y suministro de nutrientes al organismo, también resulta algo muy sabroso compartir los platillos más deliciosos en buena compañía.

Cuando decidimos incursionar en el mundo de ser fitness debemos dejar claro que no significa esto, que dejaremos de lado el consumo de ciertas comidas, sino que estableceremos un mecanismo para consumirlas, de tal forma que sea beneficioso para nosotros.

¿Comer poco o comer bien?

Comer bien puede ser sinónimo de comer poco, y viceversa. Existen múltiples planes alimenticios donde las porciones pequeñas cada cierto tiempo son las que están indicadas. Cada 3 horas, consumir algo de proteínas, carbohidratos, fibras, frutas, y cereales, mantiene al metabolismo constantemente trabajando lo que desencadena en una quema más rápida de la grasa negativa, la absorción adecuada de nutrientes, y el aprovechamiento de todo lo que consumimos en general.

También, al complementar esas comidas saludables, con el ejercicio el resultado es aún mejor, ya que con el ejercicio físico se queman las grasas negativas, y se aprovecha la energía de los alimentos combustibles. Indudablemente, con el pasar de los días podrás notar como el cuerpo se va viendo mejor y tu salud también irá mejorando.

Para comer bien, no es necesario ingerir grandes cantidades de comida, como es la creencia de muchas abuelitas. Según el peso, la edad, el sexo, y las actividades que realizan a lo largo del día, las personas deben consumir de 1500 a 3500 calorías distribuidas entre las meriendas y las 3 comidas principales diarias.

No es necesario que una mujer, con trabajo sedentario de oficina, y mayor a los 30 años se consuma 2000 calorías de un solo tirón en el almuerzo, esto, indudablemente lo que ocasionará será una acumulación de grasa, peso y por ende, de masa corporal lo que a la larga trae consigo consecuencias como la obesidad, diabetes e hipertensión.

Por el contrario, si esa mujer, realiza consumo de alimentos de forma moderada, a lo largo del día, de forma balanceada, y además de esto, combina lo que come, con ejercicio físico, diario, o por lo menos 3 veces a la semana, podrá controlar su peso o por lo menos mantenerlo para poder llevar un estilo de vida fitness.

Ahora, si una persona con sobrepeso, acostumbrada a ingerir altas cantidades de comida quiere dejar de lado eso y convertirse en alguien que está cómodo con su cuerpo y su salud, sí debe pasar por un proceso un poco más fuerte, ya que al estar acostumbrado a mucha comida, el choque de los horarios y porciones adecuadas, pueden resultar en un impacto que al principio podrá ser difícil, pero que eventualmente, será superado con fuerza de voluntad y constancia.

Espaguetis al estilo oriental

espagueti oriental

Vamos a ver una receta de pasta baja en calorías muy sabrosa, fácil de preparar y que tiene un atractivo especial por lo exótico de la receta, ya que es un plato típico oriental.

Se trata de espaguetis al estilo oriental, una receta baja en calorías, con alto valor nutricional; ya que complementa hidratos de carbono en cantidades moderadas con verduras y proteínas, que hacen de estos espaguetis bajos en calorías un plato completo y al mismo tiempo ligero.

Receta de espaguetis al estilo oriental bajos en calorías

Ingredientes:

– 300 gramos de espaguetis.
– 2 cebolletas.
– 1 pimiento rojo.
– 1 pimiento verde.
– 2 zanahorias.
– 10 champiñones.
– Un vaso de caldo de verdura.
– Hojas de albahaca.
– Aceite de oliva virgen extra.
– Nuez moscada.
– Sal y pimienta.

Elaboración:

– Ponemos a hervir los espaguetis en agua con una pizca de sal, hasta que estén en su punto.
– Cuando estén hervidos, los reservamos en un escurridero y les echamos un chorro de agua fría para que no se peguen.
– Cortamos las zanahorias y los pimientos en tiras. Picamos las cebolletas y troceamos los champiñones.
– Ponemos a calentar el caldo de verduras en una sartén. Cuando hierva, le añadimos las verduras anteriores y rehogamos unos minutos.
– Añadimos las hojas de albahaca y la con nuez moscada.
– Añadimos los espaguetis que teníamos reservados y removemos al fuego durante unos 5 minutos más.
– Servimos y condimentamos con una pizca de sal y pimienta, al gusto.

Con esta sencilla receta de espaguetis orientales bajos en calorías podemos disfrutar de un plato ligero, apto para un régimen para perder peso.

Chuletas de cerdo a la miel

 

Ingredientes:

–          6 chuletas de cerdo

–          125 mililitros de aceite de oliva

–          125 mililitros de miel

–          125 mililitros de zumo de limón

–          Dos cucharadas de curry

–          Sal, harina y perejil.

Mezclamos en un tazón el aceite, la miel, el curry y el zumo de limón. Introducimos las chuletas en el recipiente y dejamos macerar durante, al menos, un cuarto de hora, moviéndolas de tanto en tanto para que la salsa cubra toda la carne. Después enharinamos las chuletas y las freímos en aceite muy caliente. Al servir, vertimos la salsa que hemos usado para macerar sobre las chuletas.

Este plato tan sencillo, suele servirse acompañado de alimentos ricos en hidratos de carbono, como patata o arroz blanco. En el caso de que te decantes por la segunda opción, recomendamos un arroz tipo bomba (no basmati) salteado y aliñado con romero o perejil.